Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de abril, 2008

YA NI ESO TENGO

No, no puede ser. En esta insana cordura, donde todo es diversidad políticamente correcta, donde un aborto es un asesinato y la eutanasia un atentado contra el don divino, donde la doble moral se vislumbra hasta en sus más oscuros retruécanos, uno ya no puede autocompadecerse con un ron en la mano y un cigarro en la otra en alguna cantina de la capital. Sin más, nos quitaron ese sórdido espectáculo del don de la embriaguez con amigos de ocasión, tragos amargos y las canciones de algún juglar urbano cantando las clásicas cantineras. De reojo siempre estaba algún partido de futbol por Sky (hasta ahí hubiera permitido que la modernidad entrara en los claros escondites etílicos) y la cajetilla de Camel dispuesta para cumplir un rito siempre necesariamente inútil: recordar su nombre. Y beber y hasta secar pudorosamente una lágrima para que todos aquellos parroquianos a quienes uno les importa un bledo no nos vean, ya con diez o más rones entre pecho y espalda, se ha vuelto inasible y lejan…

AL VUELO (Y PARA QUE GINA NO ME REGAÑE)

Hola mis lectores virtuales, resulta que tengo tantas ganas de contarles infinidad de cosas que no sé por dónde empezar. Creo que lo haré por partes. * Un éxito total resultó la entrada del Cybertianguis, eso sí, debo reconocerlo, gracias a Gina Halliwell. Estoy pensando seriamente en llevarle al consejo administrativo de esta Ciudad que fue del canto una propuesta que contemple publicar un post semanal con reseñas de eterno domingo. Ya les contaré del cabildeo. *El viernes me fui al CCH Naucalpan a leer mi Fantasiofrénico cuento. Acompañado de Fernando Reyes, Guillermo Vega Zaragoza y la bellísima Jessica de la Portilla, además de nuestro anfitrión Keshava Quintanar. Espero las fotos porque me gustó mucho. Digo, quitando que hice como cinco horas entre la ida y el regreso, la experiencia siempre es grata. Después nos fuimos a los Remedios, pueblo pintoresco perdido en la inmensidad de la fealdad de Naucalpan. Buenas quesadillas, y mejor cerveza. *Siempre enamorado, abandoné los ojos de …

CIBERTIANGUIS

Pues sí mis queridos lectores, ando aquí otra vez para comentarles de tres asuntos que encontré vagabundeando por la red y que me parecen dignos de un post. Además, tratan de cosas que conozco y que estudio con ímpetu obsesivo: música y literatura. No quiero que piensen que lo escrito aquí es de un tipo ardido, cerrado, retrógrada, etc... que aunque sí lo es, trata de ser objetivo. Por primera vez, sólo quiero describir. Pues aquí va de chile, dulce y manteca. 1. De chile. Deben saber primero que acostumbro leer la revista Selecciones en ratos de escatológico esparcimiento. (No explico más). Soy especialmente lector de los chistes y de artículos que tratan sobre asesinos seriales o crímenes sin resolver. De ahí en fuera, consejos sobre salud, alimentación o historias que cambiaron la vida de alguien me las brinco sin remordimientos de ningún tipo. En el número de este mes, me encontré con un artículo a propósito de la depilación láser. Primero: el texto no es literatura, está redactado …

PARA QUE NO DIGAN...

Ya que últimamente me andan reclamando que los últimos post han sido demasiado reveladores, les dejo este artículo de Micrós publicado en el Kinetoscopio, en el periódico del Universal del 14 de febrero de 1896.
Cualquier coincidencia con la realidad es pura coincidencia. Sin más, ahí va. (Está un poco largo)
¡Un Ateneo protegido por el gobierno!
Algunos lo quieren, probablemente personas de un corazón henchido de generosidad, pero ignorantes de lo maltrecho que anda entre las personas del gremio y aun sus extrañas, el espíritu de asociación.
Algún anticuario, un bibliófilo quizá, tal vez el mismísimo González Obregón, escribirá un voluminoso folleto que se ocupe de los liceos, ateneos, círculos, sociedades, clubs, [sic] etc., que ó tuvieron una vida efímera, ó murieron de inanición, ó no pasaron de los vagidos de la infancia por dos faltas gravísimas ¡ay! por falta de cuotas ó por falta de formalidad; él nos dirá como en esos terruños con tendencias académicas, se comenzó por cultivar la…