Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2010

HAY DÍAS ASÍ

Hay ciertos días en los que no tengo ganas de escuchar música, ni de escribir un cuento ni de hacer otra canción. Hay días en que quisiera olvidar todos los poemas de amor que me sé (desde Quevedo hasta Bonifaz). Hay días en que no quiero recordar todas las películas que están en cartelera y que no veré. Hay días en los que ni siquiera el alcohol reconforta mi alma rota. Hay días en que fumo sin parar y mi asma empeora. Hay días en que no quisiera seguir vivo, no tener conciencia de mí ni de mi cuerpo. No ser escritor, ni músico, ni becario, ni desempleado. Hay días en que sólo quisiera dormir y dormir doscientas horas sin despertar. Que cuando mis ojos se abran todo haya cambiado, que nunca haya nacido, que nunca te hubiera conocido. El azar es un pretexto fácil. No sé que me llevó a colarme entre tu agenda ni a besar tu espalda desnuda. No sé cómo diablos mi lengua encontró cauces dulces en tu boca. No sé por qué tus labios se adivinan todavía en mi aliento. No fue azar. Algo más hi…

DE VODELER Y OTROS DEMONIOS

Pues sí queridos e inexistentes lectores, les cuento que el Ep debut de Vodeler está terminado. Sólo queda la masterización y empezar a buscar la maquila y la impresión y esas cosas que poco a poco nos lleven al estrellato mundial, o por lo menos a un buen barecito dónde tocar nuestras rolas.
Terminé dos canciones que están escritas para unos ojos miel. Curiosamente las dos tienen que ver con su nombre (de ella, no de sus ojos).
Les dejo el nuevo logo de la banda y espero que ustedes, entre su inmensa inexistencia, puedan unirse a nuestra página en el face. Me encantaría subir fotos de una Compañía de Danza Folcklórica pero igual y me regañan. Mejor les cuento que nunca había visto un cuadro de Baja California y es increíble. También vi uno de Sinaloa y uno de Oaxaca. Nunca había estado en un día internacional de la danza y se pone bueno. Ahora resulta que empiezo a conocer entretelones de la danza folcklórica. Caray, no me canso de saber qué tan ignorante soy.
Así las cosas,
JFC