Ir al contenido principal

REMEMBER (Grito de Carlos Estuardo al ser decapitado)

Cada una de las coincidencias que han forjado mi vida me parecen cada vez más extrañas. Casi siento como si las cosas no las hubiera hecho yo, que fue otro quien vivió mientras yo estaba en una cantina. Tocar en "La Diabla", en el auditorio de la prepa 2, en Bellas Artes y las insuperables horas que siguieron, en Coyoacán... Las cosas pasan muy rápidamente; a veces, a cambio de varios días desearía vivir una vez más ciertos pasajes. Me explico: no me molestaría vivir veinte años menos si pudiera revivir algunos momentos. Veamos:
*Jugar en la tercera base del campo de la Liga Anáhuac con mi equipo y celebrar ese campeonato otra vez.
*Esconder mis manos de las cariñosas mordidas de mi perro.
*Descubrir por vez primera los acordes de Vino Acre y de Entre tus tardes. (Me cae que disfruté haciendo esas rolas)
*Esa noche con café y cigarro en mano en compañía de Jesús Arriaga.
*Esas madrugadas del 11 de noviembre (la primera vez); 26 de diciembre (la última vez) y el 15 de septiembre (otra última vez).
*Muchos conciertos en los que me la pasé a toda madre...
¡Voto a tal! Pero mira que guardo recuerdos. Para no olvidar la visita de la señora María Kodama parafrasearé a Borges: lo que llamamos azar es sólo nuestra ignorancia de los complejos mecanismos de la causalidad. Y sí, sólo son momentos que se conjuntan y que producen un resultado con consecuencias más o menos adversas; o sea, después de todo, lo que ha quedado es el esperpéntico músico que escribe estas líneas: contento, satisfecho y afortunado (aunque no se note).
Decía que me siento lejano, veo fotos (perdón, otra vez internet y ya lo empiezo a aborrecer) y con alegría me descubro indiferente, sin ningún asomo de tristeza. Sólo ciertas cicatrices de pronto me hacen tambalear, además hoy llovió mucho y creo que fumar bajo la lluvia, aparte de atraer miradas y mostrarse melancólico, sensible y puñaleces por el estilo, me hace escribir textos como este. (Por lo menos tengo la costumbre de aporrear las teclas, algún día dejará de salir espuma)
Me despido, no sin antes amenazar: compraré un billete de lotería, digo, me inscribiré al Concurso de Cuento Beatriz Espejo, el cierre es en noviembre y hay treinta mil pesos que bien se pueden gastar en una cantina. Les dejo la dirección
El que gane se convertirá en mi más odiado enemigo por unos 13 días. Ya dije.
JFC

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…