Ir al contenido principal

DESPUÉS DEL FIN

Ya sé que suena un poco catastrófico el título, pero sólo me refiero al fin de semana y al exabrupto futbolero debajo de estas líneas. (Que por cierto sigo saboreando).
La vida vuelve a esta oficina del centro de la ciudad y el trabajo pendiente se ve interminable, antes de enfrascarme en la cotidianidad de la gestión y promoción cultural, un par de apuntes que no quiero olvidar.

1. LA BARRANCA

Tuve el acierto de sacudirme un poco la flojera del viernes y aventarme hasta el Lunario del Auditorio Nacional. Después de perderme y andar desesperado en el Bosque, en Constituyentes, en Periférico, en Lomas Altas y en quién sabe cuántas calles más, llegué al Lunario dos horas antes de la hora de entrada, esto es tres horas antes del inicio del toquín y casi cuatro antes de que tocara el grupo principal. Por si no fuera poco esto, asistí solo y mi alma y veía con envidia, enojo y un poco de amargura cómo todos se reían, platicaban de los grupos, fumaban y hacían menos tediosa la espera; claro, mi insociabilidad y mi incapacidad de comunicarme con cualquier otra persona que no sepa mi nombre me llevaron a aguantar resignado la espera. Detrás de mí llegó un hombre y se formó; "bueno, no soy el único güey que está solo" pensé aliviado. Tenía que haberlo previsto, unos minutos después llegó la novia del individuo y sí, era el único güey solo.
Me ahorro los detalles de mi soledad y platico un poco de lo importante, el recital que ofreció La Barranca. Para calentar motores, Siconauta abrió la noche. Con una voz grave y rasposa el cantante, copia fiel en su aspecto al vocal de Smashing Pumpkins, era el elemento idóneo para un grupo con sonidos electrónicososcurospoperospunketos. Muy buen grupo con una calidad interpretativa bastante buena, las letras, pese a ser muchas veces lugares comunes, se salvaban un poco por la calidez vocal del SimiCorgan.
La Barranca fue simplemente escalofriante. El vínculo entre sus seguidores es fuerte, el grito de "maestros", "pistolas", "dios" y hasta "mesías" se escapaban de más de una garganta. Alonso, aparte de una persona cortés y talentosa (difícil mezcla) es un bajista de ilimitados recursos: tapings, slaps, slides se regocijaban en las cinco cuerdas de su bajo Fodera. Es tan bueno que se da el lujo de recriminar a su público: "¿Qué creen, qué creen, qué creen cabrones? Ya empecé a tocar". Sin asomo de cansancio, durante las más de dos horas arengó, saltó, cantó, saltó y compartió con el Lunario toda su energía.
Alejandro Otaola es un espectáculo espigado, casi endeble. Con un gorrito chistoso (perdón, no sé cómo se llama) que simula unas rastas que bailaban al son de la música, Otaola entró en un trance peyotéico; jugaba con la música, la vivía, cada acorde cimbraba su espacio: microcosmos armónico. Una guitarra virtuosa que, ya siendo la líder o acompañando a la de Aguilera, recorría cada centímetro del lugar.
Chema Arreola, el más discreto junto a José Manuel, con sobriedad, elegancia y una entrega el menor de los Arreola hacía cantar a los toms. El reducto blanco de una Yamaha Custom fue la trinchera de este baterista que lleva el ritmo sin mácula alguna.
José Manuel Aguilera no será una voz excepcional, pero sí es única y es el sello de este cuarteto. Además, su inconfundible guitarra sonó mágica y seductora. Cada armónico artificial, cada escala menor armónica, melódica y bachiana refocilaron en los oídos de los asistentes. Esa guitarra es deslumbrante, así como todo el concierto. Gracias a La Barranca por el concierto.
Dos guitarras, una batería y un bajo. ¿Para qué más? "The old school" Con una base rítimca poderosa y armonías complejas y electrizantes me pregunto: ¿para qué sonidos electroespacialestipoestarguars y un melífero pop insulso hasta la saciedad eufemísticamente llamado indie si con honestidad y trabajo se puede formar uno de los conceptos más genuinos y mejor trabajados? En fin, eso es otra cuestión, pero de que estos músicos se la rifan, se la rifan.
2. Defectuoso news
Mientras esperaba la entrada al concierto de La Barranca, una llamada presagió mi esplendoroso fin de semana: mi hermano José Roberto Cruz Arzabal me invitó a una cena que celebraría la unión de este novel poeta con su novia. En este Albur de amor, como diría Bonifaz, los dos ya ganaron. ¿Cuánto tiempo? No lo sé, pero es su momento y su estación. Juntos sufrirán, reirán, adolecerán y presagiarán el amor. Felicidades, desde aquí un amigo les desea una larga vida juntos.
JFC

Comentarios

Mi hermano, estoy que lloro de la emoción ante tu caluroso recibimiento a la vida en amasiato. De parte de mi Señora y el mío, el mayor de los agradecimientos. Un fuerte abrazo (y snif, snif, para documentar nuestro sentimentalismo... 'ora que está de moda Monsi, y a pesar del trotsko tío de Rosario)

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…