Ir al contenido principal

AZOTES DECEMBRINOS

Hoy amanecí encabronado, aunque para ser sinceros llevo muchos días así. En julio y en diciembre siempre es igual: un odio contra todo lo que se mueva me llena las entrañas. A ver, por cuál empiezo, odio a los políticos, a la gente que escupe en la calle, a quien avienta el carro para llegar primero, a los puritanos, a los arribistas, a los mochos, a los ateos, a los patrioteristas, a los malinchistas, a los chauvinistas, a los que son más guapos que yo, a los que son más inteligentes que yo, a los escritores de mi edad, a los jodidos, a la gente que está satisfecha, a los que salen a comprar regalos de navidad con una estúpida sonrisa en la cara, a los que sonríen, a los ricos, a toda esa pinche gente que es feliz, a la infeliz también, a los idiotas, a los ignorantes, a los intelectuales, a todos mis amigos que comparten noches juntos, a la gente que me odia, a la gente que me tiene envidia, a la gente que admiro, a quienes no me dejan irme de una puta vez, a quien quiero, de quien estoy enamorado (que no es la misma que la que amo), a la que amo (que no es la misma de la que estoy enamorado), a las dos que de cualquier modo tienen atrapados sus sueños en otros brazos, a tantos y tantos recuerdos que se agolpan a la menor provocación, a la incertidumbre, odio ser músico, ser escritor, odio no saber qué chingaos soy, a las lágrimas que insensatas salen a divertir a los que me miran o me escuchan un día cualquiera, odio quien soy, odio lo que no soy, odio lo que quisiera ser, a los que tienen conciencia política, a los que son más comprometidos que yo, a los que son felices... mmmh, esa ya la dije, me estoy repitiendo, creo que mejor le paro.
Uno de los personajes más memorables es, din lugar a dudas, Lord Henry Wotton. De él, entre muchísimas otras líneas, recuerdo una particularmente exacta: "uno habla bien de los demás porque se aterra de uno mismo". Y por eso quiero demostrarme que no, no me espanto. Aunque sé que al primer chingadazo salgo corriendo; a veces, sin embargo, demuestro lo contrario.
En fin, para ser sincero sólo odio la imposibilidad del ser, la automatización de mis suspiros. No quiero pensar 28 años, 6 meses y 4 días después lo mismo.
Más bien me aterra el tener sólo 24 años y llevar 63,072,000 segundos sin ser yo mismo. Sin siquiera tener el resguardo decoroso de la ignorancia, saber demasiado. Miro desde esta ventana mi inquebrantable ciudad por, tal vez, última ocasión, por lo menos ese hotelucho rosa con grandes letras rojas va a dejar de sonreírme cada vez que me acuerde de un quince de febrero. O de otros días.
Mañana juro escribir algo interesante, algo menos intrincado, o mejor...
mañana juro escribir algo interesante...
mañana juro escribir...
mañana juro...
mañana...
...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…