Ir al contenido principal

UN ADELANTO DE ALEXÍADA

Les dejo, inexistentes y amados lectores, la letra del primer sencillo del disco debut de Alexíada, proyecto en el que estoy inmiscuido con Alejandro Corso. Por unanimidad esta fue la rola elegida, aunque para ser sinceros el único que lo decidió fui yo, Corso está muy preocupado haciendo algunos arreglos del disco y no le interesan mucho las cosas de la industria, además está un poco enojado por hacer el engorroso trámite de registrar todas las rolas del disco con la consabida fila de dos horas y de último minuto le di esta, además me tuvo que prestar lana. Lo curioso es que el primer sencillo, que tendrá video y toda esa parafernalia, fue la última rola en entrar al disco, como se dice, entró de refilón; además, está recién salida del horno y tiene un título bastante simplón: Colibrí. Y no es que ande metido en menesteres naturalistas o ecologistas, la historia no es tan interesante, la hice después de una cruda hace un par de semanas.
Tiene obvia dedicatoria a una chica de la que juro que no recuerdo ni su nombre pero moriré llamándola María (como dice el maestrito cubano). Aunque la verdad no es tan fácil, claro que recuerdo su nombre y no, no se llama María. En fin, la conozco muy poco, siendo sincero, nada; he hablado con ella, a lo sumo, veinte minutos; y dudo que la vuelva a ver.
Y la verdad quisiera que pasara algo, uno de esos recursos de novela de folletín, una vuelta de tuerca, de esas en las que el protagonista está en una insospechada zona de la Ciudad de México y se la encuentra aburrida y con ganás de una café. Es cuando el protagonista salva a la dama de las garras del tedio y se meten tres horas para platicar de todo. Ahí se dan cuenta que quieren estar juntos y se regalan unas horas de compañía, unos días de compartir su soledad y, tal vez, hasta algunos meses. Pero como escribió Xavier Villaurrutia, la pasión, por el deber de ser intensa, no puede ser duradera. Y se separarán, y ella encontrará al hombre de su vida y el protagonista estará escribiendo en su blog el inicio de otra historia.
Pero como decía un amigo al que quise mucho: "esas cosas no pasan". Y estoy tan seguro de que no pasan que hice esta canción, como una manera de recordarla, como epílogo de esas cosas que, insisto, no pasan. En fin, me extendí un poco pero aquí va la letra. Si a alguien le interesa está armonizada en Am y estoy buscando al grupo de jazz Toma Cuatro para ver si se la quieren aventar en el disco, trae una jiribilla algo funky. El disco aún no tiene nombre pero las canciones ya casi están definidas. Aquí, Colibrí.
JFC
COLIBRÍ
(Conde)
Amanece conmigo,
Deja que tu piel encuentre el camino
De mi piel que se desvela por besar de tus heridas
el frío.

En la marca de tus ojos,
Mis suspiros se revelan al deseo
De mirarme en tu mirada y que en tus brazos se refugien
Mis sueños.

Vale más toda la cruel certeza
De saber que estás dormida ahí.
Que el silencio de tu cuerpo en vela,
De tus manos transparentes
Desnudándote sin mí.

Imagina la tarde,
Del encuentro de tus labios con la luna
Y el laberinto de tu espalda descifrado por mi lengua
Amor

Mientras llega el día
Que tu soledad me deje entrar
Me consuelo con las letras que en tu pluma se desviven
Y el recuerdo de tu cuerpo a cuatro metros de distancia
Colibrí que encandilaste cada espacio de mi mente.
Adiós

Vale más toda la cruel certeza
De saber que estás dormida ahí.
Que el silencio de tu cuerpo en vela,
De tus manos transparentes
Desnudándote sin mí.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…