Ir al contenido principal

PARA BATERISTAS

En estos días de asueto -he dejado la gestión cultural un tiempo- me he dedicado a darle a mi preciosa batería con tres métodos cortesía de Chema Arreola. Uno de ellos es el de Jim Chapin publicado en 1948. Me llama la atención el prólogo del libro donde habla de su método y, más interesante aún, de ciertos aspectos musicales. Aquí el maestro Chapin:

"Thecniques must be used tastefully and one should never feel that mastery of a beat means it must be shown off on all possible occasions. A cardinal rule is to never overplay. If complicated figures such as some of these are used, they should be made to flow as an integral part of the music rather than pounded out as a stiff exercise to be demonstrated to the largest possible audience."

Aquí caben Dave Weckl, Thomas Lang y John Blackwell, aunque en menor grado. Incluso un grupo como Dream Theater que más parece catalogo Comex de sus habilidades técnicas que música en sí misma. Pese a esto el mestrito Jim hace una aclaración: "A good snare drum thecnique is almost prerequisite for studying this book." O sea mejor dicho: ni tanto que queme al santo, ni tanto que no lo alumbre.

La mejor parte es un consejo que le da a los estudiantes:

"Musicianship comes first and thecnique second"

Quedé reflexionando acerca del maestro Chapin y una analogía con la literatura se me apareció de pronto. La musicalidad es el fin de todo, y ¿no lo es también la literatura? Hay poetas consagrados desbocados que muchas de sus obras parecen, en el mejor de los casos, prosa cortada. Como si al decir la palabra cenicero, estuvieran realmente haciendo un poema sólo porque son ellos. No objeto que también tienen poemas prodigiosos y habría que leer precisamente estos, pero Alberto Blanco, Luis Cortés Bargalló o David Huerta son poetas de altibajos. Y esto por hablar de los conocidos. ¿El dominio de la técnica te hace escritor o pintor o músico? Estoy de acuerdo en que debe existir, si no tendríamos a una pléyade de infras haciendo "verso libre", pero cómo encontrar el equilibrio justo entre los extremos. En fin, supongo que en esto radica el arte. Y si no, ¿vale la pena saberlo?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…