Ir al contenido principal

RECORDANDO A DUMAS

Voy a apelar a mi pésima memoria y, gracias a esta inconmensurable hueva del séptimo día (hasta dios descansó), trataré de recordar un pasaje de una novela de 1848 del binomio Dumas-Maquet. El vizconde de Bragelonne es una novela política, tensa, larga y cansada. Y esto último no es un vituperio. Me explico: a lo largo de la trilogía de Los Mosqueteros, su(s) autor(es) logra(n) que cada uno de los personajes piense de acuerdo a su edad.
En la primera novela, el candor juvenil y el poder infinito de la amistad derrotan a Richelieu y le parten su mandarina en gajos a Milady de Winter, nada menos que decapitándola, (eso quisiera hacer con muchas mujeres que conozco). En la segunda, después de conflictos iniciales en los que están en bandos distintos (algo así como que Porthos y D'Artagnan son Fecalistas, El Rey, y Athos yAramis son Pejistas,La Fronda) se unen para salvar a Carlos Estuardo de las manos de Cromwell. No lo logran, pero regresan para vengarse de Mazarino y Artagnan se hace capitán de mosqueteros.
Y en la tercera entrega los cuatro mosqueteros, si no mal recuerdo, no están juntos en ninguna ocasión. Cada quien por su lado, cuidando por sus intereses, casi sesentones y ya casi olvidada la vieja amistad no viven una última aventura. Athos viejo y cansado, Artagnan envidioso, Porthos avaricioso y Aramis sendo el jefe de los jesuítas tienen demasiadas cosas para pensar en el otro. Por eso digo que cansa, enoja, angustia.
Aún así hay pasajes que me conmueven hasta la medula de los huesos. (Sí, medula, sin acento). Y el sábado recordé uno de ellos. Estaba bebiendo con un gran amigo una traicionera botella de Jack Daniels. Al otro día él se fue y sólo pude invocar el pasaje cuando Artagnan va a casa de Athos, cuando todavía Raúl vive, y se despiden con un abrazo. Entonces el Conde de la Fere (siempre él, el sabio de los cuatro) dice con una sonrisa amarga:
"Creo que es la última vez que vemos a este hombre Raoul. No lo olvides"

Y sentí lo mismo. No sé porqué. Tal vez era la cruda o ando muy pesimista. En fin, ahora me despido con otra del maestrito Dumas. Así termina el último capítulo del Vizconde.
"Y emprendió solo, solo para siempre el camino a París"

JFC

PD. Pero qué egoísta soy. Suerte amigo, cuando regreses continuaremos la plática interrumpida.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…