jueves, septiembre 06, 2007

UN RECUERDO PARA LUCIANO

Prefería a Carreras, es cierto; pero no cancelaba mi gusto de disfrutarte una y otra vez al lado de Sherryl Milnes en mi obra favorita de Verdi: Il Trovatore. La primera vez que te vi en esa obra lloré de coraje porque le ganaste al Conti di Luna. Aunque he de aceptar que Di quella pira estremeció hasta lo más recóndito mi médula espinal. Tal vez te sobraron años, quién sabe. Pero más de un momento está grabado en mi memoria. Tu Manrico, tu Nemorino, tu Radamés o tu Calaf son entrañables. Pero qué más puede decir un diletante en las artes sin caer en el lugar común, mejor dejo de escribir y escucho esta, la única prueba de que Dios existe, de Donizzeti, de Elixir de Amor, Una furtiva Lágrima, de tus mejores años.
Descansa Big Luciano.
JFC

1 comentario:

J. Roberto Cruz-Arzabal dijo...

¿Será por eso, querido amigo? ¿Viste u oíste las noticias sobre la muerte de Pavarotti?, tal como lo dije, lleno de melcocha por alguien cuyo arte ni siquera conocían, todos mencionaban los duetos con los cantantuchos en turno, la "filantropía"... nada de su arte, sus personajes... en fin. al menos ya descansa de toda esa parafernalia ridícula y seudopopular alrededor de sí (aunque creo que le gustaba mucho).

Un abrazo.

Por cierto, ¿te veo el jueves en la premiación de punto de partida? Espero.