Ir al contenido principal

MALES DE AMORES

No, no se espanten mis amados lectores, esos problemas no son míos, mi corazón que estuvo cerrado por reparación está mejor que nunca.

Un amigo mío, del que sólo diré sus iniciales para no balconearlo: Alex Corso, me llamó el domingo muy temprano desconsolado. De primera me sorprendió que el insigne Corso estuviera así por una fémina, ya que se distingue por su frialdad para con ella, así que más movido por la curiosidad que por la amistad dejé que continuara su relato.

El músico chilango avecindado en el barrio bravo de la Pensil, estaba en un bar, con varias cervezas entre pecho y espada, platicando alegremente con una chica, según él, divertida, simpática y bonita. Él, que se cree caballero artúrico, había tenido la osadía, digo, el detalle de regalarle una rosa a una cumpleañera; por cierto, la festejada era el motivo por el cual estaba en ese bar y con esa chica.

Ahí son dos cosas las que me sorprenden: uno que estuviera platicando con alguien en una fiesta en la que no conocía a nadie, es todavía más tímido que yo; y dos, que hubiera llevado una rosa a la festejada, ya que, según cuenta, no la conoce más que de vista.
Entendí un poco lo de la rosa porque se la mandó por medio de otra amiga.

--Pinche Alex, cuándo se te quita lo puñal.

--No mames Conde, déjame terminar.

No hubiera pasado nada hasta que la chica le agradeció el detalle; se acercó ella a platicar con él; por primera vez intercambiaban un saludo y era ella la que se lo había otorgado, ELLA se había acercado al también productor y fan de los pumas.

--¿Y qué hiciste cabrón?
--Lo mejor que hago Conde, decir pendejadas. Me paralicé completamente.

Se fue, se despidió, la besó en la mejilla y terminó de emborracharse con cerveza tibia. Acabó a las 9 de la mañana, la hora en que me marcó por teléfono cortándome un sueño en donde yo ganaba la serie mundial con los Azulejos de Toronto.

--¿Y ahora? ¿La vas a buscar?

-Creo que le voy a regalar una canción.
--Pinche Corso, no aprendes.

--Pues sí, si no para qué la compuse

--¿Ya la tienes?

--Es la que te había enseñado.

--Está buena, la que me diste para Alexíada.

--Sí, por cierto, ¿cuándo le seguimos en los ensayos?

--Cuando te haga caso.

--Pinche Conde, nomás no...

Así mi amigo se reenamoró, se sacudió y vislumbró la felicidad a través de unos ojos color miel. En este momento debe estar pensando en ella, la canción es linda, aunque dudo que se anime a dársela. Pero como un recordatorio para mi amigo, no importa quién seas, una tarde siempre puede empezar así:





seguir así:






y terminar así,



pero si él se quiere aventar al ruedo, lo único que podemos hacer desde esta Ciudad que fue del canto es desearle suerte.

Así las cosas,

JFC


Comentarios

Ah, ese Corso parece no aprender. Ojalá podamos, al menos, aprender en cabeza ajena.
Las fotos de Beckham no tienen madre, tan familiares. El berrinche femenino y la impotencia del "macho alfa"... tan igualador. Un abrazo.

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…