Ir al contenido principal

ENTRADA NÚMERO CIEN

Mis inexistentes lectores, en dos años en los que mi vida ha pasado de las aulas de una prepa de prospectos olímpicos a los cubículos fríos del IIB y al tedio de la gestión cultural; de los sueños de una morena a perderme en unos ojos claros y a soñar otra vez en unos brazos añorados; de Marmotazul a Vodeler y de la Literatura a la Política, esta gloriosa Ciudad que fue del canto ha llegado a 100 entradas.
Un día de estos en que tenga muchas ganas de vivir releo lo escrito, porque si no es así, puedo quedarme en el camino.

Me tardé un poco en escribir la número cien porque esperaba buenas noticias que darles. Primero les pongo unas fotos de una función de Primera Obscena Teatro en CU. Fui el bataco de la muerte (encarnada por la bella Jimena Blanco) en la Danza que escribió y dirigió mi hermano Mario Alberto Conde.

De verdad que esto del teatro me está gustando, ya son dos puestas a las que les pongo música. Para esta Danza en particular escribí algo onda tribal. Llevé mi precioso set Mapex y dimos un buen rock enfrente de rectoría. Pronto les subo el video, pero mientras, vean estas fotos de su baterista enmascarado.





La última esta rebuena. Las fotos son cortesía de mi hermano mayor, Jorge Conde.
Además de estas fotos, les digo que tengo que celebrar ya que me mandan a Guadalajara, dentro de la FIL, por ser finalista de un concurso de cuento patrocinado por un whisky que nunca he bebido. Me encontraré con un querible amigo, Emilio Revolver, cuyo texto (e hígado) también estará presente en el encuentro.
Pronto les pongo una invitación para que me vean como Satanás en una Pastorela para cabaret. Y no, no es lo que están pensando. Yo soy músico y escritor. Nada más. Lo de la actuación es sólo diversión.
Así las cosas, hay que celebrar el número cien de esta revista virtual (ah chingá, ya la cambié a revista) o diario personal o blog o despeñadero de almas o lo que sus mercedes manden y dicten.
JFC
PARA CELEBRAR LA ENTRADA CIEN DE LA CIUDAD QUE FUE DEL CANTO
La Ciudad que fue del Canto; Estudio Luna de Octubre y el Emperador de este sitio, convocan al concurso, BEBAMOS COMO POETAS EN DÍA DE PAGA.
El concurso consiste en invitarle una botella de whisky a quien me diga qué rola está detrás del título de este blog. No es difícil, sólo agarren un piano y con las primeras ocho notas que toquen sabrán cuál es. La respuesta pueden dejarla como comentario y la primera será la buena.
RESTRICCIONES
*Permiso de gobernación número : 66-63-37836-56343636
*La botella de whiskey tendrá que ser bebida junto al organizador y tirano de este concurso
*Sólo mayores de 18 años
* El whisky será Juanito Caminador de zapatos rojos
*Este programa es de carácter público, no es promovido por partido político alguno y sus recursos provienen de los impuestos que no pago. Está prohibido el uso de este programa con fines políticos electorales.
*Si nadie participa me la tendré que beber solo. (No me hagan eso)
*Si nadie le atina me la beberé solo. (Está bien, acepto)




Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…