Ir al contenido principal

¿Y si...?

¿Y si no estás ni remotamente cercana a mi vida?
¿Y si cada beso ha sido una manera de entretener tus tardes?
¿Y si cada acorde escrito por ti fuera absolutamente olvidable?
¿Y si cada línea escrita durante incontables horas de desvelo pasaran ante ti sin mayor luz que la de tus ojos?
¿Y si no eres la mujer de mi vida?
¿Y si paso el resto de mi vida entre medios intentos de poner orden en ella?
¿Y si termino cantando solo en los pocos años que me queden?
¿Y si mis guitarras se quedan arrumbadas en su estuche cuando la pasión y el cinismo y las ganas se me acaben?
¿Y si todas las heridas que la madera de mis baquetas ha dejado en mis manos fueran una pérdida de tiempo total?
¿Y si cada nota y horas largas en ensayos, escenarios, viajes, entrevistas, madrugadas fueran en vano?
¿Y si Vodeler desaparece?
¿Y si nadie lee estas líneas?
¿Y si tiene razón aquella amiga que dice que no soy nadie?
¿Y si hubiera sido mejor no tener la certeza de querer ser mucho más de lo que puedo?
¿Y si sólo heredé los apellidos y no el temple, el carácter o el talento?
¿Y si estoy desperdiciando mi vida entre estas paredes amarillas y este escritorio de burócrata cuyo trabajo a nadie le interesa?
¿Y si nunca gano nada?
¿Y si nunca tengo una beca?
¿Y si la tengo y me doy cuenta de que no tengo nada que escribir?
¿Y si paso mis horas encerrado en una oficina con creadores y con otros que viven de las becas?
¿Y si me quedo sin trabajo?
¿Y si mi vida que se ha alimentado de libros, música y desamores fuera inservible?
¿Y si no veo Wolverine contigo?
¿Y si no veo Wolverine solo?
¿Y si nunca conozco París?
¿Y sin nunca tomo un ron en La Habana?
¿Y si nunca edito un disco?
¿Y si nunca publico un libro?
¿Y si toda mi vida he estado equivocado?
¿Y si muero de asma, cirrosis o un infarto?
¿Y si muero por un golpe en la cabeza al resbalarme en la regadera?
¿Y si muero solo en el 2100?
¿Y si no vuelvo a tocar una sola nota?
¿Y si nunca agarro un libro otra vez?
¿Y si no te vuelvo a ver?
¿Y si muero de amor por ti?
¿Y si me llegas a extrañar?
¿Y si la única evidencia de mi rastro por este mundo es esta Ciudad que fue del canto?
¿Y si mañana se acaba este mundo?

No me importaría en lo absoluto, hoy no tengo ganas de ser inmortal.

JFC

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…