Ir al contenido principal

29 FILIJ


Inexistentes y abandonados lectores, les cuento que fui a darme un rollin por los atestados pasillos de la FILIJ. Salí con tres libros de los cuales dos no vale la pena ni hablar. Del tercero sólo les digo que un gran texto puede ser arruinado por una edición cursi, abigarrada y muy condechi. O sea, en la "onda". Whatever it means.

Lo rescatable es que pude ver a mi amigo con su primer libro bajo el brazo y con una cruda que apenas y cargaba entre pecho y espalda. Ponto subo o publico o lo que sea una reseña de Aire en espera.

Después de engullir con fruición una baguette (¿alquien puede decirme si es una baguette o un baguette?) de salchicha acompañado de mis padres, me dispuse a sentarme en las áreas verdes del CNART para esperar el toquín de San Pascualito Rey. ¡Caray! Cómo me gusta esa banda. El maestro Otaola cada vez suena más acoplado y la banda adquiere matices etéreos interesantes. Lo único malo es (y no lo digo por envidia) el bataco. Redobles interesantes que nunca mete bien y caídas de tiempo espantosas. (Cuando tocaron Pervertidamente con secuencia se notó cabrón que su metrónomo estaba más pa' allá que pa' ca).

Y recordé.

O sí amables e inexistentes lectores que a lo largo de 134 entradas y dos años y medio de andanzas cibernéticas me han acompañado: siempre recuerdo.

Recordé cuando yo tenía que estar en esa feria diez días de ocho de la mañana a diez de la noche, cuando tenía que lidiar con papás crudos, cuando me iba a llorar detrás de mi carpa porque no aguantaba la presión, cuando en medio de lluvia y polvo tenía que aguantar las pendejadas de una astrónoma o una teatrera que se sentía Lady Macbeth, cuando...

Pero siempre hay recuerdos afortunados y/o divertidos. En mi primer año en la FILIJ, fueron a leer a mi carpa becarios de la FLM. Y miren, algunos años después, yo estoy en esta casa de Liverpool acomodando historias. Recuerdo que los miraba con una mezcla de envidia, rencor, odio y admiración. Era yo tan joven.

Y ahí conocí a los Arreola, a la Barranca, a Héctor de La Lupita, al Rocco... y empecé en las vicisitudes de la burocracia cultural que, por ahora y afortunadamente, se han acabado.

Eso deambulaba en mi mente cuando vi la figura de Pascual tomando su guitarra... y a cantar. ¡Caray! Cómo me gusta esa banda.

Y volví a recordar.

O sí, recordé. Recordé a una colibrí a la que le compuse una canción hace ya varios años. Esa canción ahora es parte del repertorio de Vodeler y parece que va a estar en el primer EP del grupo. En cuanto se amarre todo les platico de esta aventura. Estábamos, pues, en esa colibrí de ojos color... madres no me acuerdo. De cabello francamente desaliñando pero con un encanto bárbaro. ¿Dónde andará? Yo sé que estoy aquí y que la recuerdo, ella habrá notado mi existencia. Lo dudo. Así que cuando reciba un Grammy tendré que decir su nombre con todas sus letras: Val... sólo para balconearla. Y que le duela.


Así las cosas,


JFC

Comentarios

Anónimo dijo…
Y luego no quieres que te reclame...n jajaja
Beso de Mercedes
Alviseni dijo…
"colibrí" aguanta.

el grammy es para tirarlo por un balcón, no? como los borbotones, jaja.

es "la baguette", es que me hiciste dudar y busqué en el diccionaire.

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…