Ir al contenido principal

Inexistentes lectores, les dejo un texto que escribió un querido amigo para mi banda Vodeler. Espero que les guste,

JFC

Vodeler

(…) ecos de una música cálida y enervante
Charles Baudelaire

Una mirada atenta ante las transformaciones del nuevo siglo exige la reinterpretación de la cotidianidad. Un beso robado, la belleza de la mesera de un restaurante o la ventura de un escote indiscreto hacen, por fuerza, necesaria la celebración de la vida. Y el desasosiego ante la realidad brutal de un país en ruinas contrapuntea la sonrisa y la vuelve un gesto satisfechamente amargo: es la necesidad de nombrar todo otra vez, de decir de otro modo lo mismo.
Tres jóvenes músicos con el ímpetu ardoroso de sus veintitantos tratan de explicarse el mundo a través de acordes menores y sonidos electrónicos. A partir de una formación atípica (batería, dos guitarras, un piano y múltiples sonidos extraídos del fondo de una computadora Mac) conjugan con fortuna las influencias de rock británico de mitad del siglo XX con el sabor amargo de una cerveza en medio del desamor al más puro estilo de José Alfredo Jiménez. Vodeler encuentra en la tecnología un cauce para expandir las posibilidades sonoras que juegan en azarosos affaires con letras concebidas con pulcritud.
En esta banda capitalina se puede rastrear la búsqueda de una estética propia, de un rompimiento con los cánones podridos del rock nacional por medio de una ejecución cuidada, de un trabajo de composición ardoroso y de la apropiación de la vasta tradición literaria y musical de México. Víctor Contreras, Israel Ávila y Jesús Francisco Conde, miembros de Vodeler, se topan ante un camino no exento de incertidumbres y de escollos que, sin embargo, pueden transitar con fortuna si su tenacidad, talento y voluntad se lo permiten.

Alejandro Corso

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…