Ir al contenido principal

116

Van ciento dieciséis días sin ti. En realidad, no cuento el tiempo para decírtelo sonriendo cuando te vea. Lo hago para saber en qué momento me dejas de importar. Cuándo dejaré de soñarte y de pensarte; de recordar tu olor y tus besos; de soñar que estoy contigo en un avión a Barcelona. Lo hago para mantenerme vivo y cerrar de a poco la herida que dejaste abierta en mi vida. No tengo nada. Y de eso, claro está, tú no tienes la culpa. Sólo es que tú hacías los días más soportables, más llenos. Hasta con tus arranques de princesa le dabas algo a mis tardes y a mi ciudad.
Hoy compraré dos copas y tres botellas de vino. Llenaré las dos aunque la tuya se quede llena. Nunca bebiste demasiado conmigo, dos o tres micheladas que, definitivamente, no puedo volver a probar. Cantaré canciones que no conoces y algunas que te escribí. Probablemente ya las olvidaste o, mejor dicho, nunca las aprendiste.
Te quise tanto que duele un poco pensar que debo querer igual. Una cajetilla de cigarros completará mi tarde.
¿Sabes? Aprendí Serenade de Schubert y varios minuets en el piano. Empecé a correr y quiero competir en una carrera de cinco kilómetros. El libro que te escribí sigue aquí, en mi computadora sin visos de que salga pronto. Creo que tendré que escribirte otro si quiero sacarte de mí. Prefiero no hacer ninguna de las dos cosas.

JC

Comentarios

Anónimo dijo…
el tiempo es mal aliando del amor y fiel amigo del olvido....
Luna (tqm y te extraño)
Anónimo dijo…
Dejar al libro que se arme extremidades con las líneas no leídas por "eco de tacón"...
Dejar que corra a sacudir las mil palabras, pero antes, instrúyale para que el ataque ¡no resulte ofrenda!.

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…