Ir al contenido principal

In hoc signo vinces


Escribí esta introducción para un artículo que no era mío. Lo releí y me di cuenta que es lo único que he escrito en meses. No tengo ansias de escribir, creo que nunca he tenido qué escribir. Sólo tenía un pretexto de ojos miel que se fue a habitar otras páginas. Lástima, las mías quedaron bastante bien aunque siguen encerradas en un disco duro. Seguirán así por lo visto.
Desvelado y en bancarrota, cansado, desilusionado. Necesito cambiar de aires, ¿alguna sugerencia? 

JFC


In hoc signo vinces

En el extremo oriente de la ciudad de México se yergue uno de los barrios más antiguos de la capital. Entre la llamada "zona de tolerancia" y el comercio antiquísimo que se remonta a finales del siglo xvi, este populosos barrio se solaza entre el sonido de los "diablitos" que cargan mercancías  variopintas y el sudor añejo de los mecapaleros que, medrados en número, se resisten a abandonar las calles que han sido suyas durante tantas décadas.
            Es La Merced, violenta y entrañable, con sus históricos mercados finiseculares minados por la central de Abastos en la década de los ochenta; la Merced, refugio de sicalípticas musas que en círculo levantan el polvo que testuces inflamados por el deseo aspiran; la Merced, con su brevísima capilla que hace gala de su nombre, "la Humildad", y que en ella los descendientes de Barrabás y de María Magdalena ofician. La Merced, barrio viejo que guarda entre la vetusta cantera la cruz de la Soledad y labrada en piedra la consigna vital: "con este signo vencerás".
            Alberto Cadena ha llevado sus veintisiete años a cuestas entre el barrio mercedario. En sus entrañas ahora dirige el Colectivo Medical Sound Planet y produce actividades musicales desde hace cinco años. Él conoce el corazón de este polígono de un kilómetro cuadrado que resguarda casi el cuarenta por ciento de los edificios catalogados en la zona de monumentos históricos y sabe de las vicisitudes de la marginalidad. "Las familias disfuncionales, el narcotráfico y la prostitución son una constante en la población joven de la zona. Los jóvenes en el barrio viven en un ambiente tan violento que no les deja interesarse en proyectos culturales”, añade con recelo en la mirada que se pierde entre el tráfago comercial. Frente a él, uno de los tantos lugares que existen en esta zona para calmar la sed o amainar la angustia de un despecho amoroso empieza a abrir sus puertas. Es el "Centro de salud", irónico modo de llamarlo, asaz certeza irrenunciable, donde Erick Morales se ostenta como encargado de relaciones públicas del bar. Él afirma que en un principio pretendía convocar a los jóvenes de la Merced, sin embargo, debido a las dinámicas violentas que éstos han tenido en su espacio, prefirió “atraer personas de otras corrientes alternativas, como los punks o los darketos”.
            Es la desolación y el estigma que los barrios más viejos guardan entre sus lozas: Mixcalco, Garibaldi, Atlampla, Guerrero, Tepito, Obrera. A fuerza de puños y tarascadas han conseguido esa ignomiosa fama, pero los tiempos cambian. ¿Hasta dónde es la ficción y hasta dónde la cotidianidad? La Merced, junto a muchos otros barrios, es un constructo que habita en un imaginario social endeble. Se prejuzga sin conocer sus calles, sin percibir el aroma de su comida, sin disfrutar de la plácida conversación de su gente, sin saber que entre el halo de leyendas, misterios y la furia, se gestan nuevas posibilidades de ver el mundo.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…