Ir al contenido principal

Diario de un actor o bitácora de duelo

Mi casa es callada durante el día. Después de mucho tiempo, pude quedarme en casa y simplemente estar en ella, habitarla un poco más que de costumbre. El fantasma que se quedó en las paredes de mi cuarto sigue ahí, aferrado a no irse. Pero para parafrasear una rola que hace mucho no toco, tuve que quitarme el disfraz del hombre de su vida, me puse mi soledad sobre los hombros e hice mutis por la izquierda. 
El amor está ahí, y seguirá como una astilla clavada en la medula de mis huesos, pero no es suficiente. El silencio de esta casa me lo hizo ver de modos muy precisos.
Vi, con mi todavía roomie, Vámonos con Pancho Villa, de 1935. El guión es hechura del poeta mayor Xavier Villaurrutia y del director, el insigne Fernando de Fuentes. Rafael F. Muñoz, el autor de la novela en la que está basada la peli, tiene un papel como uno de los "leones de San Pablo". 
Domingo Soler, el hermano mayor de la espléndida estirpe, es Pancho Villa, y su actuación es puntual, sólo eso. Pero Antonio R. Fraustro y Carlos López "Chaflán" se llevan la película por la cátedra de actuación que dan. La escena en donde Silvestre Revueltas hace un "cameo" y pone el letrero famoso de "Se suplica no tirarle al pianista" es sensacional.
El teatro me metió en este embrollo sentimental en donde una mujer de ojos miel se me clavó en la sangre. Gracias a ella escribí dos libros, ocho canciones y aprendí que siempre se debe querer menos que el otro. Espero recordarlo la siguiente vez. Si el teatro me metió, el teatro me debe de sacar. Estoy obsesionado con construir el personaje de la obra que estoy montando. He estudiado varias películas y, por la amenaza del director de ponernos a trabajar en lo físico, empecé a correr en las mañanas. Quiero correr 5 kilómetros, aunque los 25 kilos que me sobran me ponen difícil la tarea. En fin, debo encontrar el carácter y para ello comencé a hacer mi tarea y compré en un Mixup por ochenta y nueve del águila Entrevista con el vampiro. Tengo que estudiarla. 
Le llevaré a la compañía el cuento de Polidori y propondría una película de Alfredson. Espero encontrarla pronto.
Con el corazón ferido, escribo. Un punto final siempre es complicado. Pero debe de llegar. 

Así las cosas,

JFC

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…