Ir al contenido principal

Diario de un actor o bitácora de duelo II

Inexistentes lectores, mi cuerpo se niega a aguantarme. Después de algunas semanas de correr alrededor de un parque a las siete de la mañana (nunca lo había hecho y lo disfruté enormidades) sucedió algo inesperado: mis rodillas se resistieron a seguir mi terapia de duelo y decidieron que la rótula desviada de ambas empezara a chingarme hasta el punto de despertarme con el dolor encaramado en las piernas. Una visita al hospital para confirmar la sensación de vacío y una radiografía que puso punto final a mis ganas de olvidar y correr me dejó con la nostalgia prendida.
      Soñé con ella y con su beso, con sus piernas de Bailarina, con su aroma y su voz. Mañana es su cumpleaños y no podré felicitarla. Bueno, supongo que no la espera. Y pienso que hace un año, del mismo modo, estábamos distanciados. Se volcó su enojo sobre mí y dejamos de vernos varios meses.
      Hace dos años ella estaba de viaje, hace tres... no recuerdo. Nunca pasamos un cumpleaños juntos, ni suyo ni mío. Es de esas cosas que me hacen pensar que tal vez, dentro de todo, siempre hay un futuro mejor. Una posibilidad, una sola.
      Todavía escribo, poco, pero lo hago. Me canso de esperar y de ver a mi alrededor. Me cansa la gente, la imperiosa necesidad de compañía y al mismo tiempo la esperanza de verme solo, en mi casa, con mis libros y mis guitarras. No me gusta la compañía forzada, ni las risas ni las comidas de oficina. Preferiría estar arrumbado en un parque y esperar el momento de regresar a mi trabajo para disfrutarlo. Pero eso sólo empeoraría las cosas, lo intento, trato, y entre todas esas tentativas, me descubro a ratos contento.
      Poco a poco, un día a la vez, un paso cada día. Una copa de vino cada noche y a esperar a que todo mejore.

Así las cosas,

JFC


PS. Y que mi personaje camina, que empieza a construirse a partir de emociones y de puntos específicos en mi sangre. Una nueva compañera de elenco, dos nuevos chicos y espero que se termine esta obra de la cual estoy más que enamorado.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

1974 EL AÑO EN QUE EL ROCK ALCANZÓ LA PERFECCIÓN (1/2)

Es un hecho científico, diría el filosófo Homero. Dada mi inconmensurable ignorancia, mis inexistentes lectores, me di a la tarea de buscar entre mi discoteca las placas que hubieran sido hechas en ese año.

1.Dark Horse
El Dark Horse de George Harrison supuso el fin de su relación con Apple y con su esposa Patty Boyd, que lo dejó para irse con Mano Lenta Clapton. Pese a haberle bajado a la chava, Clapton participó en el disco, junto a Billy Preston y Ringo Starr. Por una laringitis que no había sanado, George grabó con un voz aguardientosa que da un aire místico a las rolas. Ya estaba en pleno su clavadez con la música hindú y la rola que título al disco, es preciosa.







2. It's only rock and roll (but I like it)


De los Rolling Stones, este disco que, sinceramente, no me gusta. Pero la rola homónima esta bien rifada. Fue sencillo de los Stones, además, el video lo dirigió nada menos que Michael Lindsay-Hogg, que también dirigió el Let it Be de los Beatles y el Rock and Roll Circus de Kis…

ENCONTRÉ EL SECRETO DE TODO

En 1949 se lanzó una película más de la mancuerna Ismael Rodríguez-Pedro Infante: La oveja negra. Esta película tiene su mayor atributo en los hermanos Soler, Andrés y Fernando. Este último da una cátedra de actuación además de crear un personaje inolvidable: Cruz Treviño Martínez de la Garza. De esta película les rescató un pequeño diálogo entre Laureano y Silvano.

Laureano: Te traje casi casi una obra literaria. Quiero que lo sueltes a la hora del discurso. Te lo brindo con todo mi cariño, muchacho.
Silvano: ¿Usté cree que pegue?
Laureano: Pero cómo no. Léelo juerte, léelo juerte pero ponle ínpetu.
Silvano: (Lee) Ya que el pueblo me ha eleuto para prefeuto,
es porque yo soy auto para el efeuto,
y como en mi humilde conceuto siempre he sido un hombre reuto,
aceuto.
Laureano: ¿Quihúbole?
Marielba: Jajaja, no vayas a decir eso porque te apedrean.
Laureano: Ah Dió, ¿pos qué tiene de malo?
Marielba: No lo anime tío Lau…

He regresado a esta Ciudad que fue del canto

Queridos e inexistentes lectores, después de tres años de abandonar esta Ciudad que fue del canto, he regresado para, una vez más, prometer ser más constante y publicar ya no mi querido, cursi y azotado diario, sino lo que a mi pluma se le venga en gana. Por ello, primero les comparto una traducción que hice de dos fragmentos de Kurt Vonnegut, tomados del número 17, de junio de 2015, de Casa del tiempo.
JFC





Dos fragmentos de guerra[*] Kurt Vonnegut

La obra de Kurt Vonnegut estuvo marcada por su experiencia en la Segunda Guerra Mundial como soldado de la 106 División de Infantería de los Estados Unidos, y luego como prisionero de guerra —de diciembre de 1944 hasta mayo de 1945— desde donde fue testigo del bombardeo que destruyó Dresde. Casa del tiempoofrece dos breves fragmentos de las novelas Matadero 5 Barbazulque se publicaron con casi veinte años de distancia, para dar cuenta de la devastación íntima causada en el autor estadounidense. El primero es un testimonio implacable acerca d…